• Featured Video Play Icon

    El azúcar en la nutrición

    Esta semana queremos compartir con vosotros un interesante vídeo e información sobre el azúcar, un tema muy debatido en estos días.

    ¿Qué es el azúcar en términos nutricionales?

    Es un carbohidrato o hidrato de carbono sencillo. En función de su procedencia hablamos de varios tipos de azucares: glucosa, fructuosa, lactosa y otros. Su principal función es la de proporcionar energía al organismo.

    ¿Por qué engordamos?

    Ya desde hace muchos años la epidemia del sobrepeso ataca casi en todo lugar. Tenemos más niños con sobrepeso de los que se tuvo alguna vez, y en general los porcentajes de exceso de peso en la población sólo sube. Y cada año se incluyen cada vez más enfermos de diabetes, tensión arterial alta y otros. El principal causante de estas enfermedades es el sobrepeso.

    ¿Por qué ocurre esto?

    Nos enseñaron a no comer muchas calorías. Hoy en día casi todas la bebidas tienen su Versión light… pero esto no ayuda en nada. Nos enseñaron a no comer mucha grasa. Todos los productos lácteos son bajos en grasa, freímos en sartenes de teflón y sin aceite… y esto no ha detenido la epidemia del sobrepeso.

    Todo el problema del sobrepeso se debe a la ingesta de carbohidratos simples como azúcar, pan blanco, galletas, patatas, arroz y maíz procesado. Esos carbohidratos se convierten rápidamente en azúcar en nuestro cuerpo. Cuando la sangre se llena de azúcar, el páncreas produce y segrega la hormona insulina. La función de la insulina es transportar el azúcar de la sangre a las células y por lo tanto, disminuir el nivel de azúcar en la sangre. El azúcar que las células no consumen es convertido en grasa.

    ¿Cómo podemos saber qué tipo de alimentos llenan la sangre de azúcar?

    He aquí que introducimos la expresión que se llama índice glucémico (o glicémico) del alimento, que señala la velocidad con la que en el intestino se extrae el azúcar de los alimentos y es absorbida en la sangre. Existen alimentos que se desintegran lentamente (que son los más sanos) y otros que se desintegran rápido (los menos sanos). La desintegración rápida del azúcar genera una reacción de mayor producción de insulina hacia la sangre. La insulina -como ya se ha dicho- disminuye el nivel del azúcar en la sangre y convierte el azúcar no utilizado por las células en grasa.

    El resultado es que después de una hora o dos el nivel del azúcar en la sangre es muy bajo y nos sentimos como si no hubiéramos comido; es decir estamos nuevamente con hambre y queremos comer algo dulce, y esto hace que se almacenen unos cuantos gramos más de grasa al cuerpo. Entramos en un círculo casi sin fin de necesidad de carbohidratos simples, la transformación de los restos de azúcar en grasa. Sobrepeso, hambre y así sucesivamente.

     

    Comentar →

Comentar

Cancelar respuesta
Show Buttons
Hide Buttons